miércoles, 7 de febrero de 2007

Operación "Todo Mentira"

Confieso que algunas de las cosas que les he contado son algo fantasiosas. Por ejemplo, no soy un tipo atlético, alto y guapo. A menos que me engañe el espejo y que la cinta métrica esté trucada, soy un tipo bajito, delgaducho y francamente feo. En las reuniones sociales me sitúo en una esquina para evitar que la gente me vea de lado: si la nariz creciera en lo alto del cráneo probablemente podría jugar al baloncesto. Mi nariz es más larga que mi órgano sexual en todo su esplendor y eso que mis escasísimas amantes nunca se han quejado de que "soy cortito de aquéllo". Soy calvo, mi escaso pelo es la mejor muestra de que compartimos genes con el ratón y mis piernas... bueno, en el cole, entre otros apodos menos caritativos, me apodaban "el pato". Si alguna lectora se había hecho ilusiones sobre mí ruego que me disculpe. Pero no me compadezcan; guárdense esos sentimientos para Uds por si los necesitan. El ser bajito - si me estiro creo que podría llegar al metro y medio - tiene sus ventajas: en las reuniones sociales siempre hay alguna dama caritativa y escotada que se acerca a hablarme. En esos momentos mis ojos suelen estar exactamente a la altura de su escote y disfruto contemplando discretamente - en éso soy un puritano - un nuevo valle inexplorado. Estos juegos me divierten tanto a mí como a ella: siempre he pensado que la anticipación del sexo es más satisfactoria que el orgasmo. Algo así ocurre con los viajes.

Pero es verdad que infundo el terror en el sector inmobiliario porque mis operaciones sí son reales y sigo siendo el Robin Hood del Ladrillo.

Mi operación "Todo Mentira" tuvo lugar en el Sur. Habrán oído hablar de la diputada laborista inglesa que ejerce de terrateniente en nuestras tierras. A mí ésto no me parece mal: Inglaterra es pequeña y la propiedad está tomada desde la invasión normanda así que la clase media inglesa - un laborista inglés puede muy bien ser un "tory sin tierras" - viene a España a ejercer de "landowner". Eso explicaría la invasión de Iraq: Tony Blair aspiraba, a lo mejor, a ser terrateniente.

El Sur de España es como el Norte - en este país hay mucho mito - pero con muchos menos percebes y más vallas. En el Norte las vallas son para evitar que salgan las vacas; en el Sur no hay vacas, así que las vallas son para que no entren las personas. Muchas de esas vallas encierran muchas hectáreas de terreno e incluyen, normalmente, un cortijo alejado de las poblaciones cercanas. Esto tiene sus ventajas.

No dejen correr su imaginación mientras piensan que robé de algún modo a la diputada laborista. No, esta señora no ha hecho nada ilegal y por tanto no entra en mis planes. Además los laboristas, a excepción de Tony, me caen simpáticos. Mis víctimas son siempre gentes del chorizeo inmobiliario, cuanto más corrompidos y más brutos mejor. Desde luego no parece haber riesgo de que me quede sin "clientes" un dia de éstos. Pero la diputada inglesa, que por lo visto no se comporta demasiado bien con sus vecinos, me vino a le memoria el día que Pepe, uno de mis colaboradores en Andalucía, me llamó para decirme que un industrial inglés acababa de comprar un cortijo. La información me pareció prometedora así que le pedí a Pepe más datos y sobre todo que se informara sobre los hábitos del inglés.

Ahora le pido, estimado lector, que se detenga un momento a meditar: ¿qué haría Ud. con esta información? y sobre todo... ¿cuál es la clave entre las palabras de mi simpático colaborador?

Veamos... si ha contestado Ud. "cortijo" es mejor que siga Ud. con su profesión actual; si ha contestado Ud. "inglés", enhorabuena pero aún le quedan a Ud. años de preparación para dedicarse a lo mío. Pero si ha contestado Ud. "acababa de" mis felitaciones más efusivas: es Ud. todo un Robin Hood en potencia. Anímese, hay un gran campo en mi tipo de trabajo. No, no me preocupa la competencia: calculo, así a bote pronto, que en España hay mercado para unos diez mil Robin Hood, ...solamente en la especialidad del ladrillo. Con el tiempo incluso podíamos formar un partido político o por lo menos una asociación y celebrar nuestra convenciones en Marbella.

Al cabo de unos pocos días, Pepe me llamó con buenas noticias. Esto no debería sorprenderle, paciente lector, pues por una cuestión de orgullo profesional tiendo a contar sólo las operaciones exitosas. Resulta que el inglés pasaba la mayor parte de su tiempo en Londres - esto es normal en un inglés, créanme - y había comprado el cortijo con vistas al cercano retiro. Así que en el cortijo, bastante alejado de cualquier población, vivían únicamente el guarda y su mujer.

Comprendí que este tipo de operación requería una decisión rápida y a mí no me gusta la prisa porque soy perfecionista y aspiro siempre a que mis trabajos sean una obra de arte. Creo que muchas veces lo consigo, pero dejaré que sea Ud,amigo lector, el que lo decida. Pero Pepe es un gran tipo y nuestra relación profesional se basa también en que él se gane la vida. Así que después de un día en que me ocupé en revisar nuestra base de datos - uno de nuestros secretos tecnológicos que voy a compartir hoy con Uds. - le llamé y le dije lo que él ya sabía.

- Muy bien, Pepe, vamos a vender ese cortijo. Hazte con los papeles en el registro de propiedad a nombre del antiguo propietario, obtén toda la información que puedas sobre el guarda y su mujer y ve mirando, con mucha discreción los locales comerciales de alquiler en [...] para montar una notaría.
- Ya tengo los papeles y la información sobre el guarda.
- ¿Ah sí...?
- Tengo los papeles de propiedad a nombre del antiguo propietario. Vive en Madrid, no se relaciona por aquí y no aparece en el listín telefónico. En cuanto al guarda y su mujer llevan viviendo allí todo la vida. Tienen un hijo que vive en Bremen y que les visita durante el verano y las navidades.

Pepe es así, rápido y eficiente aunque en este caso la información no era cien por cien exacta. Interpreté sus
respuesta como una advertencia: "si no haces esta operación la hago yo". Claro que Pepe sabe que una operación así no es tan sencilla y que yo soy de las pocas personas capaz de llevarla a cabo con éxito. Algo así como un buen director de proyecto o de teatro.

Se preguntarán si Pepe tiene "conexiones" en el registro de la propiedad y cómo es posible que el registro de la propiedad no esté actualizado al día. No voy a contestar a ésto porque, créanme, dormirán más a gusto sin saberlo.

A lo mejor han visto nuestro anuncio, no hace mucho tiempo: "Se vende cortijo". Breve, sin más datos y el número de un móvil. De hecho además de éste hubo otros anuncios de un par de inmobiliarias de ciudades algo alejadas. A las inmobiliarias la contacté por teléfono y me negué a darles más datos... por el momento, hasta que encontraran a un cliente interesado. De todos modos pusieron el anuncio y aportaron cierta credibilidad a la venta. La gente que busca cortijos - hay gente para todo - sueler leer cuidadosamente todos los anuncios. Por supuesto descarté todos los compradores conseguidos a través de las inmobiliarias y esperé hasta recibir la llamada que esperaba. Me sorprendió la cantidad de gente interesada en comprar cortijos.

- "Pues sí soy gran empresario del sector inmobiliario,... efectivamente promotor para ser preciso..."
- "Acabo de terminar dos mil viviendas en Marbella"... (Un tipo presumido, esto promete)
- "Bueno... busco una forma de invertir el dinero".
...
- "De acuerdo, le llamaré en un par de días". Una de mis normas fundamentales es verificar la identidad de mis interlocutores. No me gustan las sorpresas.

Es increíble la cantidad de confidencias que la gente está dispuesta a compartir por teléfono. Mucha veces lo hacen para presumir. Una persona observadora puede obtener mucha información usando estas debilidades, tan humanas. Si yo fuera un alto cargo de Hacienda - algo realmente improbable - utilizaría este tipo de métodos para localizar todos esos billetes que, aparentemente, sufren una vida de frustación en las cajas de caudales.

A Ud. y a mí - humildes mortales - nos costaría varios años decidir comprar un cortijo, aunque tuviéramos el dinero para ello. Pero un promotor del ladrillo no es ni como Ud. ni como yo. Algunas de estas personas recibe cada mes una cantidad en dinero negro suficiente para comprar varios cortijos. Para ellos una decisión de este tipo es como para nosotros decidir la cantidad de vinagre que añadimos a la ensalada. Eso sí son gente que utilizan abogados, verifican papeles, van al registro de la propiedad y comprueban casi todo. Claro que a veces, bajo cierto tipo de presión, cuando se les distrae o cuando creen haber encontrado una oportunidad única, pueden cometer pequeños errores. Esto también es muy humano.

Si es Ud. uno de los lectores que pasó el test del párrafo de más arriba y decide dedicarse a nuestra "profesión" recuerde mis consejos: cuide detalles como el "registro de la propiedad", abra una notaría de la noche a la mañana si es necesario para cerrar una operación de este tipo. En éste caso va Ud. a necesitar un local de alquiler, contratar una secretaria, un teléfono aunque no funcione, un "notario" y muchos papeles. ¿Lo más difícil de conseguir? Ya lo ha sospechado: los papeles. La logística es muy importante. Una notaría necesita un par de camiones de papeles como mínimo. Algunas notarías pueden perfectamente arrasar un bosque entero de papel en un mes. Le daré un último consejo: póngale Ud. al cortijo un precio exagerado. Este detalle cuenta a su favor. Por un lado el ladrillero se sentirá halagado porque Ud. piensa que él puede comprar una propiedad tan cara y por otro lado... les encanta regatear.

¿Cuánto saqué de esta operación? No me importa confesarlo: pues menos de lo que planeaba: unos tresciento mil euros después de pagar salarios y gastos, todo en negro, entregados ante "notario"... y verificados por una de nuestras máquinas. ¡Y ésto sólo por la señal¡ Detectamos algunos problemas gracias a unas conversaciones del promotor que conseguimos interceptar - ¡qué maravilla la tecnología! - así que decidí cancelar el acto final que debería haber tenido lugar en la oficina del "notario".

Pepe no intervino en esta fase del proyecto, pero ésta es una lista de los diferente personajes de mi "obra":

Acto primero (en el cortijo).

Juan Gudes, vendedor de cortijo ajeno.
Promotor con éxito, comprador de cortijo.
Abogado de Promotor.
Luis, guarda de cortijo.
Amalia, mujer de guarda.
Roberto, asesor inmobiliario de Juan y guardaespaldas.
Erika, sueca ("bielorusa") mujer de Juan. Su coqueteo con el comprador sume a éste en un complejo sentimiento de excitación, distracción y culpabilidad. Es un personaje clave en esta obra.

Acto segundo (en la oficina del "notario").

Los dichos, excepto guarda y mujer de guarda.
(Promotor y Abogado llevan cada uno un maletín discreto).
Don Ataúlfo, notario.
Srta. Jimena, secretaria del notario.

Ultimo Acto (en la oficina del "notario").
Suspendido.


Notas.

a) Se preguntarán Uds. ¿qué pasó con el guarda de verdad y con su mujer? Me avergüenza confesar que en ésto puedo haber cometido alguna ilegalidad. De todas formas nada serio y en términos de moral actual se puede calificar de "pecata minuta"... Pasaron una semana en un hotelito alquilado para este objetivo, permanente vigilados, pero tratados a cuerpo de rey. Alguien podría acusarme de secuestro. Pero, antes de juzgarme, déjeme que les dé algunos detalles: Ambos tenían libertad de andar por todo el hotelito y se les proporcionaron habitaciones separadas. El guarda se pasó toda la semana en su habitación acompañado por una extranjera joven, encantadora y muy complaciente. La mujer del guarda, se pasó la mayor parte del tiempo en la piscina tomando el sol y coqueteando con uno de los guardas, un rumano guapo en bañador y también muy complaciente. Parece que denunciaron el secuestro porque he leído en un periódico de la zona que hay una extraña banda de extranjeros que secuestra a parejas españolas para obligarlas a hacer películas porno. Es sorprendente la imaginación de que a veces hace gala la policía. El promotor sospechó del engaño dos horas después del segundo acto debido a cierta conversación con una habitante de [...] que según parece conocía al dueño inglés. Afortunadamente nuestros equipos nos permitieron seguir toda la conversación y cancelar el resto de la operación. Pepe, insiste que que la operación no parece haber trascendido.

b) Habrán detectado en mis memorias una cierta falta de respeto hacia la honorable profesión de notario. Bien... soy de los que opina que el respeto no se consigue mediante el "curriculum" si no mediante una conducta digna. El día que a Ud. le contrate una empresa recuerde que aunque tenga Ud un curriculum excelente la empresa le va a pagar por lo que Ud produzca ¿verdad?. El día en que aparezca en la prensa la noticia de que un notario ha denunciado a alguien por utilizar dinero negro en una transación comercial empezaré a replantearme mi opinión sobre ellos. Mientras tanto pensaré que están corriendo un gran riesgo: recuerde que algunos países funcionan perfectamente sin notarios.

c) A lo mejor piensa Ud. que en mis operaciones hay detalles altamente improbables. Efectivamente así es. Ahora bien... sólo llevo a cabo una de cada mil posibles operaciones, más o menos, porque he verificado que el éxito de mis operaciones es directamente proporcional a la cantidad de detalles improbables. Si el antiguo propietario del cortijo hubiera sido conocido en la zona o su número hubiera figurado en la guía teléfonica nunca habría llevado a cabo esta operación.

d) ¿Cómo consigue mi equipo la información? Pues sorprendemente de Internet y directamente de nuestros futuros "clientes" o de sus conocidos. Nuestros "agentes de software" leen de modo automático y constamente miles de foros y millones de páginas. A partir de esta ingente cantidad de datos nuestro software crea un "perfil" de cada apodo y conecta toda la información, incluyendo el estilo de los textos. Algunos de estos "perfiles" se convierten en lo que llamamos "identidades". A las "identidades" que han podido ser verificadas las denominamos "certezas". Algunas veces necesitamos información adicional, en ese caso... las preguntamos directamente. Empleo a un psicólogo sólo para ésto. Se sorprendería de los resultados.

e) En España hay aproximadamente unos 700.000 ciudadanos británicos. Todos "sabemos" que los ingleses descienden de los anglo-sajones, de los vikingos y en pequeña parte de los "celtas" y que los irlandeses, galeses y escoceses son fundamentalmente "celtas". Bien, mire Ud. el siguiente mapa. A menos que sea Ud una persona informadas sobre este tema seguro que le va a sorprender. Se refiere a la distribución del haplogrupo R1b, que se encuentra en el cromosoma "Y" y es el más frecuente en Europa:

Mapa del Haplogrupo R1b en Europa

Ahora lea lo que dicen geneticistas de Oxford sobre el origen de los habitantes de las islas británicas:

Mitos de la ascendencia de los británicos


El rastro genético relaciona a Escoceses e Ingleses con los ...

¿Qué dicen expertos geneticistas desde Dublín?:

Los Irlandeses no son Celtas

Fascinante, ¿verdad?. Estoy seguro de que la genética va a validar algunos mitos y tirar por tierra muchos otros, como por ejemplo el mito de que los españoles somos diferentes unos de otros.


Juan Gudes, Lausanne, 7-Feb-2007

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Voy a hacerme guarda de cortijo. Gracies.

el okapi dijo...

impresionante

Eres mi idolo, sigue así robin hood del ladrillo!!!!